________________________________________________________________________________________________________
Concordia, Entre Ríos, Rep. Argentina - Contacto: info.akelarre@gmail.com

viernes, 26 de diciembre de 2008

GRAN PARTICIPACIÓN POPULAR EN LOS OLENTZEROS VETADOS POR BARCINA Y VIGILADOS POR DOS CUERPOS POLICIALES


La prohibición de los olentzeros en tres barrios de Iruñea no impidió su celebración. Al contrario, los vecinos de Arrosadia, Txantrea y Donibane arroparon de forma multitudinaria al popular carbonero, y todo a pesar de la ostentosa presencia policial.
Pese al veto del gobierno municipal presidido por Yolanda Barcina, la iniciativa popular posibilitó que los olentzeros de Arrosadia, Donibane y Txantrea no faltasen a su cita anual en las calles de estos barrios, y que además estuvieran arropados por cientos y cientos de vecinos, más incluso que en anteriores ediciones. En los lugares donde no habían sido prohibidas las kalejiras del popular carbonero, la Policía Municipal estuvo dirigiendo el tráfico, mientras que en los otros tres no sólo no realizó esta función sino que se dedicó a sacar fotografías y grabar en vídeo a las personas que llevaban carteles o pegatinas de tipo reivindicativo. En los casos de Donibane y Txantrea también acudieron varios furgones de la Policía española, pero en ningún momento hicieron amago de parar las kalejiras del popular carbonero ni pidieron documentación a los asistentes.
El Olentzero de Arrosadia salió el pasado martes y contó con la presencia de cerca de un millar de personas pese al frío y a la niebla. El sonido del cuerno anunció a las 19.30 el comienzo de la kalejira, saludada por un fuerte aplauso de los vecinos. Los ioaldunak que abrían la marcha y grupos de trikitilaris aportaron ambiente a una marcha que efectuó su clásico recorrido desde la calle Taxoare hasta los locales de la Asociación de Vecinos, donde se sirvieron caldico, migas y castañas. La única nota discordante la pusieron los agentes de la Policía Municipal que se dedicaron a sacar fotos y grabar en vídeo a los participantes en este popular acto.
Niebla y temperatura gélida
En los barrios de Donibane y la Txantrea los olentzeros se celebraron anteayer, y a pesar de coincidir con el que se realiza en el centro de la capital navarra, también contaron con una participación vecinal tan elevada o más que el año anterior.
El de la Txantrea comenzó a las 18.00 junto al puente de los Alemanes, sobre el río Arga, pero para esa hora ya había varios furgones de la Policía Municipal y Policía española patrullando las inmediaciones. Esta presencia policial no evitó que alrededor de 1.500 personas acompañaran a un Olentzero viviente, ya que en esta ocasión estuvo personificado por un vecino del barrio. Los más txikis portaron su propio carbonero, rodeado de antorchas, grupos de dantzas, txistus y fanfarres. Durante todo el trayecto se estuvo repartiendo caldico para combatir las gélidas temperaturas y la niebla que cubría las calles.
Durante la kalejira no faltaron las fotos de los presos políticos del barrio, desperdigados en cárceles españolas a cientos de kilómetros de sus casas. Al igual que en Arrosadia, agentes municipales se dedicaron a realizar fotografías y filmaciones, mientras que la regulación del tráfico fue asumida por vecinos del barrio ataviados de Olentzero.
En lo que se refiere a Donibane, las condiciones meteorológicas fueron muy similares a las de la Txantrea, con un grado bajo cero y una niebla que impedía ver a más de quince metros de distancia. El desfile no partió, como suele ser habitual, de la sede de la Asociación de Vecinos, sino de otro punto del barrio, por lo que los vecinos que querían asistir tuvieron que buscarlo afanosamente.
Del mismo modo, los participantes en la kalejira se tuvieron que vestir y preparar en bares de la zona. A todo ello se sumó que la Policía Municipal de Iruñea no reguló el tráfico, por lo que la caravana tuvo que hacerse cargo del dispositivo de seguridad en unas calles atestadas de coches a esa hora de la tarde con motivo de las últimas compras navideñas.
Todo ello tampoco impidió que tanto la Policía Municipal como la española hicieran acto de presencia. Dos dotaciones enviadas desde la comisaría de la calle General Chinchilla recorrían insistentemente el barrio a las 18.30 en busca de Olentzero. Por su parte, agentes del cuerpo que dirige Simón Santamaría vigilaron de cerca el desfile, lo que en años anteriores se ha traducido en un rosario de multas a los participantes.
Pese a todo ello, txikis y mayores -estos últimos en mayor proporción, lo que parece lógico dadas las circunstancias- acompañaron al carbonero euskaldun por las calles Monasterio de Belate y Avenida de Baiona, muchos de ellos portando pegatinas con el lema "Olentzero aurrera". En ese último punto la kalejira se encontró con una concentración que denunciaba la situación de los presos políticos vascos.
La actuación policial fue similar en otros barrios de Iruñea en los que no habían sido prohibidas las kalejiras de Olentzero. Así, en Sanduzelai, Etxabakoitz y Errotxapea la Policía Municipal estuvo realizando fotos de las personas que portaban imágenes de presos políticos o banderolas pidiendo su acercamiento a Euskal Herria, e incluso de los ioaldunak que llevaban pegatinas de tipo reivindicativo.
La única diferencia con los olentzeros de Arrosadia, Txantrea y Donibane fue que en esos otros casos los agentes municipales sí dirigieron el tráfico.

"Prepotencia y chulería"
A la vista de la actitud hacia los olentzeros populares que viene manteniendo el equipo de gobierno de Yolanda Barcina, los concejales Mikel Gastesi y Mariné Pueyo denunciaron la "prepotencia y chulería en las formas de actuar de UPN".
"Bajo el pretexto de vinculación política de los actos se esconde su objetivo de entorpecer hasta lo insospechable la labor diaria del movimiento popular, ahogándolo económicamente y denegándole permisos", declararon estos concejales independentistas de Iruñea.



Fuente: GARA