________________________________________________________________________________________________________
Concordia, Entre Ríos, Rep. Argentina - Contacto: info.akelarre@gmail.com

lunes, 6 de julio de 2009

LOS CORREDORES CANTARÁN AL SANTO TAMBIÉN EN EUSKERA

Valoran que los tres sean bilingües o hacer el tercero todo en euskera
Un grupo de corredores veteranos del encierro en la cuesta de Santo Domingo han propuesto al resto de los mozos habituales que el euskera se incluya en los cánticos que antes de la carrera se lanzan al patrón. La iniciativa se planteó el pasado viernes en una cena celebrada en una peña pamplonesa y ya se está dando a conocer entre los aficionados, que han recibido también una circular con los objetivos de la misma. Según la propuesta, una de las posibilidades es que cada uno de los tres cánticos (en los que el A San Fermín pedimos ... se canta dos veces) se interprete primero en castellano y después en euskera, aunque también se estudia la idea de que los dos primeros cánticos, los que tienen lugar a las 7.55 minutos y a las 7.57 minutos, se hagan en castellano, mientras que el tercero, a las 7.59 horas, sea íntegramente en euskera.
En la carta, a la que ha tenido acceso este periódico y que se acompaña con la letra del cántico tanto en castellano como en euskera, los mozos señalan que "siendo el euskera una de las lenguas de nuestra vieja Iruña", el uso de esta lengua "debería estar también presente en un acto tan conocido en el mundo como es el encierro". Los corredores recuerdan que, además, "en estos últimos años, debido a la retransmisión del encierro por varios canales y por Internet, la tradición de cantarle al Santo ha ido en auge", de tal manera que el cántico ya se ha hecho "conocido internacionalmente".
Ante esta situación, los mozos pamploneses se preguntan si los aficionados del encierro, en particular, como los ciudadanos, en general, conocen "de dónde viene esta tradición y este canto". Hay que señalar que el cántico que se interpreta cada mañana de San Fermín y por tres veces, periódico en mano, forma parte del estribillo del himno que el maestro Manuel Turrillas hizo para la peña La Única, aunque, según recuerdan Los Iruñako, fue incluido por ellos mismos en 1956 durante la grabación de un disco con los himnos de las peñas que hicieron para la Casa Columbia. Autorías aparte, lo cierto es que la tradición de cantar este himno fue introducida en 1962 por los pamploneses Jesús Mari Casales y Miguel Saralegui, un rito que desde 1968 (hace ya 41 años) inicia el veterano Javier Hermosilla.

TRADUCCIÓN AL EUSKERA
En 2007, cuando las peñas editaron un disco con nuevas versiones de los himnos de Turrillas actualizados, la peña La Única decidió que su estribillo, el famoso A San Fermín pedimos.. ., fuera también en euskera e incluyó la traducción, que ahora han recuperado los corredores para interpretarla en las fiestas de San Fermín de 2009. El cántico del Santo es un acuerdo tácito que año a año se ha establecido entre los corredores (no una tradición que dependa del Ayuntamiento), por lo que cabe esperar que si los mozos así lo deciden tenga visos de que la idea salga adelante.
De hecho, para ello, los mozos sugieren que ya en fiestas se coloquen paneles al lado de la hornacina con el canto en castellano y euskera, repartir octavillas con la letra y hacer folletos "explicando la iniciativa y la historia del cántico". Asimismo, tienen previsto informar a la Federación de Peñas, difundir la propuesta a través de los medios de comunicación, y contactar con el mayor número posible de "amigos del encierro para que la conozcan", indican.

UN CAMBIO ESPONTÁNEO
A lo largo de su historia, el encierro, como la fiesta en general, ha asumido de forma espontánea cambios y novedades en sus tradiciones y se ha ido adecuando a los nuevos tiempos. Así, por ejemplo, antes de los años 60, no había cántico que iniciara la carrera y los mozos respondían con el grito de presente , cuando se pasaba lista antes de comenzar el encierro. Una vez que el popular A San Fermín Pedimos... se incluyó en la carrera, los mozos empezaron a interpretarlo primero mirando al cielo, y después dirigiéndose a una ventana, porque no fue hasta 1979 cuando se empezó a colocar la hornacina con la imagen de San Fermín.