________________________________________________________________________________________________________
Concordia, Entre Ríos, Rep. Argentina - Contacto: info.akelarre@gmail.com

miércoles, 8 de julio de 2009

LOS CEBADA GAGO YA NO ASUSTAN

Pese a ser peligrosos y tener el récord de cornadas, con un total de 27 en sus últimas 17 visitas, hoy no han querido herir y han completado por tercer año consecutivo una carrera rápida (02:35) y limpia, aunque accidentada debido a las numerosas caídas de los bureles. Parte de heridos.
Los toros de Cebada Gago (Cádiz) han vuelto a completar por tercer año consecutivo un encierro rápido y limpio, de 02:35 minutos, pese a ser una de las ganaderías que mayor respeto levanta entre los corredores y tener un amplio historial de cornadas en sus más de dos décadas de presencia en los sanfermines.
La carrera se auguraba caliente. La manada ha corrido partida durante la mayor parte del recorrido y los mozos, conscientes de la tradicional espectacularidad de esta ganadería, han querido arriesgar, pero los bureles no han buscado pinchar carne, aunque un corredor ha recibido un puntazo en el muslo en el tramo de Estafeta. Se ha tratado, en todo caso, de un hecho aislado.
El encierro ha tenido un comienzo dubitativo. Tras los tres cantos de rigor al santo y el lanzamiento del chupín, uno de los cabestros se ha negado a salir de los corrales y la manada se ha quedado parada durante varios segundos. Eso sí, enseguida han enfilado Santo Domingo y, arropados y por el centro de la calzada, han entrado en contacto con los primeros mozos.
En este tramo, los animales, sobre todo los que cerraban la manada, han hecho amago de lanzar derrotes a sus laterales, pero el gesto se ha quedado en lo simbólico.
En la zona del Ayuntamiento el grupo se ha partido en dos y esto hacía presagiar momentos de peligro. Las caídas de los animales han sido constantes, pero han solventado con limpieza la curva de Mercaderes con Estafeta.
En esta calle los bureles han vuelto a agruparse, aunque tan solo ha sido un espejismo, ya que un par de caídas han vuelto a destrozar la manada. En Estafeta, calle tradicional para lucirse, los mozos han buscado la cara de los astados, pero éstos no han respondido con cornada.
Una vez pasado Telefónica y el callejón, los astados han entrado en corrales sin necesidad de que los dobladores lucieran capote.
Mañana será turno de los bureles de la ganadería toledana de El Ventorrillo, que vuelven a Pamplona/Iruña por segunda vez tras debutar del año pasado con una carrera rápida y limpia.


Fuente: EITb. com