________________________________________________________________________________________________________
Concordia, Entre Ríos, Rep. Argentina - Contacto: info.akelarre@gmail.com

jueves, 8 de julio de 2010

SEGUNDO ENCIERRO: TEMIBLE CEBADA GAGO

Un toro suelto en Estafeta nos ha hecho temblar, pero los pastores han logrado introducirle en la plaza con gran pericia. Hay dos heridos por asta, ambos en estado grave.
Los Cebada Gago han vuelto por sus fueros con un encierro emocionante, largo y peligroso que ha dejado al menos dos heridos por asta, ambos en estado grave.
El currículum de la ganadería gaditana no es moco de pavo. No en vano, suyo es el récord de cornadas (28 en los últimos 18 años), aunque en sus tres últimas apariciones han completado carreras rápidas y limpias.
Hoy, sin embargo, los bureles nos han recordado por momentos a aquellos que labraron su sangriento cartel en los 80 y 90, sobre todo por culpa de un toro rezagado, suelto desde Estafeta, que amagaba con volverse hacia atrás.
Finalmente, la pericia de los pastores, inmensos, y también de los corredores más expertos a punta de periódico, ha bastado para introducirle en la plaza sin que el burel pudiera hacer sangre.
El encierro ha comenzado puntual, a las 08:00, como no podía ser menos. Tras los tres cantos de rigor en euskera y castellano para pedir la protección del santo y el estallido del txupín, la manada ha salido de los corrales al trote, compacta, hermanada, y con tres mansos en cabeza.
El contacto con los primeros corredores en la cuesta de Santo Domingo ha sido limpio. Algunos de los 'cebaditas' que cerraban la manada no han dejado de mirar a sus lados, aunque sin malicia. No derrotaban ni barrían.
En el tramo del Ayuntamiento el grupo se ha estirado y la carrera se ha acelerado, permitiendo bonitas carreras. Ya en Mercaderes se han visto caídas y una brutal cornada por impacto. El joven, herido de gravedad en el tórax, ha salido despedido varios metros, como arrollado por una locomotora.
En la curva con Estafeta, aunque la manada no ha llegado a tocar vallado, uno de los hermanos ha perdido las manos y el grupo ha quedado definitivamente partido. Así, fragmentados, los morlacos han enfilado la recta.
En este tramo los mozos han podido protagonizar bonitas carreras, como de costumbre, aunque los bureles también han llegado a barrer a alguno. Se han visto incluso caídas rozando cornamenta.
Pero el peligro se llamaba 'Cabrero'. Este morlaco, cárdeno y con buena planta, ha vagado por Estafeta y Telefónica sin rumbo y amagando con volver. Eso sí, los pastores han frenado sus intenciones formando un cordón de seguridad. Enormes, como siempre.
En el tramo de Telefónica se ha visto probablemente la que haya sido la carrera más espectacular del día: Un corredor, en la cara de un astado y embutido por dos de sus hermanos a los costados, ha recorrido varios metros salvando las cornamentas con limpieza. ¡La misma esencia de San Fermín!
En la plaza, los dobladores esperaban al astado rezagado y a punta de capote le han introducido en el coso. Tiempo total, 03:31 minutos.
Mañana, tercer encierro con toros de Fuente Ymbro.


Fuente: EiTB.com



Imágenes RTVE

miércoles, 7 de julio de 2010

SANFERMINES DE LESAKA

Lesaka celebra sus fiestas el 7 de julio, San Fermín. Sin embargo el patrón de la localidad es San Martín, titular de la parroquia. Las celebraciones duran ordinariamente del 6 al 10 de julio, ambos inclusive. Los actos se inician a las doce del mediodía del 6 de julio, al lanzarse el cohete desde la Casa Consistorial.
Son seis las danzas típicas de Lesaka.
Se ejecutan el 7 de julio, festividad de San Fermín.
Finalizada la procesión, se baja a Eskol-Ttiki, donde, sobre los pretiles del río Onín, los ezpatadantzaris bailan el Zubigainekoa, en recuerdo de la paz que se firmó en el siglo XV entre los barrios de la Villa.
Acto seguido la bandera, al son del Tantirumairu, será ondeada sobre el puente.
Los ezpatadantzaris y la comitiva la acompañan a Plaza Zaharra, donde vuelve a ser bailada, antes de ser izada en el balcón principal de la Casa Consistorial, tras nueva actuación de los ezpatadantzaris, que le formarán arco de honor con sus makilas.
Makil-gurutze-dantza es interpretada cuando el grupo se desplaza por las calles en la procesión, acompañando al Ayuntamiento. Ziarkakoa es una danza ofrecida a San Fermín.
Las otras danzas son Zantzo-Monono o mutil-dantza, Neska dantza y Aurresku, donde el capitán de los dantzaris ofrece el baile a la que es capitana de las chicas.



Fuente: www.lesaka.net
Imágenes EiTB.com

UNO DE LOS HERIDOS DEL PRIMER ENCIERRO SE ENCUENTRA GRAVE

Se trata de un joven australiano que presenta fractura de tres vértebras lumbares. El otro herido, un zaragozano con una contusión ocular, ya ha sido dado de alta.
Un corredor de origen australiano que ha resultado herido hoy en el primer encierro de los sanfermines 2010 se encuentra en estado grave tras diagnosticársele la fractura de tres vértebras lumbares, mientras que el otro trasladado ya ha sido dado de alta.
Así lo recogen los partes médicos definitivos ofrecidos por el Complejo Hospitalario de Navarra, que constata el ingreso en el servicio de Traumatología del varón de 18 años residente en Melbourne (Australia).
El joven ha sufrido las heridas en el tramo de Telefónica, al inicio del callejón que da acceso a la plaza de toros, según las mismas fuentes.
Por su parte, de pronóstico menos grave y ya dado de alta, hasta el antiguo Hospital de Navarra han trasladado a un vecino de Zaragoza de 20 años con una contusión ocular sufrida en el tramo de Mercaderes.

Tres heridos por otros motivos
Las mismas fuentes recuerdan que, además, el Servicio de Urgencias del antiguo Hospital de Navarra recibió ayer tres heridos, dos de ellos graves, por motivos relacionados con las fiestas.
Así, uno de los heridos graves y la herida leve sufrieron las heridas tras tirarse de la fuente de Navarrería, desde donde muchos jóvenes, principalmente australianos, acostumbran a lanzarse para que otros los recojan desde abajo con sus brazos.
Además, un vecino de Madrid de 31 años ha sido operado y se encuentra ingresado en la UCI tras haber recibido un botellazo en la cabeza que le provocó un traumatismo craneal grave.


Fuente: EiTB.com

SANFERMINES 2010: 1º ENCIERRO, RÁPIDO Y NOBLE

Los toros de la Ganadería Peñajara han dado hoy el pistoletazo de salida a los encierros de San Fermín completando un recorrido rápido y noble, de unos 02:22 minutos, pese a la gran masificación de corredores.
Un joven australiano se encuentra grave tras fracturarse tres vértebras lumbares.

Los astados han pasado una mala noche en los corrales, muy nerviosos e incluso peleándose entre ellos, y esa inquietud se ha dejado notar al inicio del encierro, ya que tras estallar el txupín se han negado a salir durante largos segundos.
Finalmente, la manada ha enfilado la cuesta de Santo Domingo estirada y con los cabestros en cabeza, y el primer contacto con los corredores ha sido limpio.
Los animales no han hecho nada por ellos y tampoco han buscado derrotar, aunque han tenido ocasión para ello por las innumerables caídas de los mozos, muchos de ellos gaupaseros.
Tras pasar el tramo del Ayuntamiento, los astados se han adentrado en Mercaderes a gran velocidad, lo que ha provocado más resbalones.
Como viene siendo habitual en los últimos años, la manada ha solventado la curva de Estafeta sin caídas. ¡Bendita sustancia antideslizante!
En Estafeta los corredores han buscado las astas y han protagonizado bonitas carreras, muchas de ellas peligrosas, porque aunque los toros no han buscado pinchar carne, la proximidad de los mozos lo hacía casi inevitable.
La manada ha entrado partida en el tramo de Telefónica, con resbalón de un astado incluido, aunque finalmente la caída no ha ido a mayores.
Una vez en la plaza, los toros han entrado en corrales directamente, sin contemplaciones y sin intervención de los recortadores.
Mañana será turno de los Cebada Gago, ganadería veterana en esto de los sanfermines.




Fuente: EiTB.com

Imágenes del 1º encierro (RTVE)

martes, 6 de julio de 2010

COMIENZAN 9 DÍAS DE FIESTA CON SAN FERMIN EN IRUÑA

El presidente de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, Mari Ganuza, ha dado inicio a 204 horas de locura. En la balconada ha estado acompañado por el kiliki Caravinagre y el cabezudo Alcalde.
Un año más, el txupinazo ha desatado la locura este mediodía dando inicio a las tan esperadas y deseadas fiestas de San Fermín. Por delante, 9 días y 204 horas de fiesta que cambiarán por completo la fisonomía de Pamplona/Iruña para convertirla durante este tiempo en un referente festivo mundial.
Este año, el txupinazo ha corrido a cargo de Mari Ganuza, presidente de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, en conmemoración del 150 aniversario de este grupo. Marmolista de profesión, lleva desde 1978 ligado a la comparsa, y desde 1990 desempeña el cargo de presidente.
Ganuza ha salido al balcón de la Casa Consistorial segundos antes de que dieran las doce del mediodía para gritar ante miles de mozos y mozas que se congregaban en la plaza las palabras "Pamplonesas, pamploneses, Viva San Fermín! Iruñatarrak, Gora San Fermín!", y acto seguido prender la mecha del cohete.
En la plaza, las miles de personas congregadas han aguardado el momento del estallido del txupinazo al grito de 'San Fermín, San Fermín', y en el instante en que ha sonado el cohete, la alegría ha estallado entre todos los asistentes.
Como estaba previsto, el presidente de la Comparsa ha salido al balcón principal junto a la alcaldesa, Yolanda Barcina. Les han acompañado, en otros balcones del Ayuntamiento, algunos de los kilikis, entre ellos uno de las más queridos, Caravinagre, y el cabezudo Alcalde.
Tras el estadillo del cohete, la fiesta ha inundado Pamplona/Iruña extendiéndose desde la plaza del Ayuntamiento por todo el Casco Antiguo, en varios de cuyos lugares más emblemáticos, como la Plaza del Castillo o el Paseo de Sarasate, se ha podido seguir en directo el acto mediante las pantallas gigantes instaladas por el Consistorio.
Una vez que Ganuza ha prendido la mecha del txupinazo, el resto de miembros de la corporación han ido prendiendo sucesivos cohetes desde el balcón, mientras por la puerta principal de la Casa Consistorial ha salido a la calle la banda de gaiteros del Ayuntamiento.
Abajo, en la plaza, las miles de personas que se han dado cita para seguir el inicio de las fiestas han ido poco a poco anudándose el pañuelico rojo al cuello, entre el lanzamiento de litros de champán.

125 perosnas atendidas
Un total de 125 personas han sido atendidas, principalmente por golpes y cortes, en los puestos instalado al efecto por Cruz Roja y DYA en las cercanías de la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona/Iruña durante el multitudinario txupinazo.

Más actos
El txupinazo ha sido el primero de los 533 actos incluidos en el programa preparado por el Ayuntamiento para estas fiestas que, con un presupuesto total de 2,8 millones de euros, ofrecerán en esta jornada otros eventos como la celebración religiosa de las Vísperas Solemnes de San Fermín.
Otras de las propuestas están relacionadas con el toro de fuego, diferentes conciertos como el de Rosendo, la primera colección del Concurso Internacional de Fuegos Artificiales que lanzará la Pirotecnia Caballer de Valencia o el tradicional Riau Riau.
Actos musicales, taurinos, culturales e institucionales que, junto con los promovidos para estos nueve días por los colectivos populares y con los improvisados por pamploneses y visitantes, convierten a Pamplona/Iruña en la capital de la fiesta durante 204 horas ininterrumpidas.
Mañana, a las 08:00, tendrá lugar el primer encierro con toros de la Ganadería Peñajara.


Fuente: EiTb.com

video

EL TXUPINAZO

El estallido del cohete el 6 de julio a las 12.00 del mediodía es la señal de inicio para nueve jornadas de juerga sin interrupción
Poco antes de las doce, alcalde o alcaldesa y concejales salen al balcón del Ayuntamiento. Abajo, en la plaza, miles de personas llevan horas esperando el momento; el ansia colectiva va subiendo grados a medida que se acercan las doce. Se descorchan cientos de botellas de champán, repartiéndolo a partes iguales entre el estómago y la ropa del personal. Calor infernal. No cabe un alfiler. Cuando quien se encarga de del disparo se acerca al cohete, hay un rugido general del populacho: cantos, gritos, silbidos, palabrotas y, también, quejidos de algún que otro pisoteado. Con el estruendo apenas se puede oír el grito ritual: "¡Pamploneses, Viva San Fermín, Gora San Fermin!".
Y entonces hay una especie de ataque de locura colectiva, y toda la ciudad da un vuelco en un instante: empieza el desmadre general y una borrachera colectiva matutina digna de verse. La fiesta dura desde el mismo día 6 al 14 de julio. Es costumbre llevar el pañuelo anudado a la muñeca o guardado en el bolsillo hasta que el txupinazo inaugura la fiesta. Después la costumbre invita a ponérselo donde a uno le venga en gana. Y es que tras el ruido de la pólvora, en pocas horas la cosa se pone dantesca y uno se pierde en los laberintos del alcohol y de los encuentros. Es un gran comienzo.

sábado, 3 de julio de 2010

HISTORIA DE LOS SANFERMINES

Como en el caso de tantas ciudades medievales, nacieron los Sanfermines como feria comercial y como fiesta secular, tomando las fechas de fiestas religiosas cristianas, éstas a su vez más anteriores raíces, del paganismo vasco y latino. A comienzo del siglo XIII dJC ya se celebraban unas ferias comerciales tras la noche de San Juan, entre el día 23 y el 24 de Junio, con el comienzo del verano. A San Juan seguía San Pedro y luego Santiago, el 25 de Julio, un mes después; en medio, San Fermín (como un Santo entre tantos : no es el patrón de Pamplona). Tenemos, pues, en plena Edad Media, ferias comerciales y fiestas religiosas a lo largo de un mes, en el inicio del verano.
Las ferias comerciales eran concurrencia de mercaderes y aldeanos, ganaderos y gentes de todo tipo; también pretexto para fiestas y comenzaron, en algún momento, a organizarse corridas de toros. Así nacieron, probablemente a finales del siglo XVI, algo que podríamos considerar propiamente los primeros Sanfermines.
Hay otra fecha emparentada, ahora al final del verano, el 10 de Octubre, en que se organizaba una feria en Pamplona, de siete días, desde el año 1324, por privilegio del rey Carlos I de Navarra y IV de Francia. Medio siglo después, en 1381 por privilegio del rey Carlos II de Navarra, pasó a ser feria franca. También entonces, con festividades religiosas.
Estas dos ferias y fiestas, al inicio y al final del verano, se unificaron, para aprovechar el mejor clima, en la que desde entonces comienza el día séptimo del séptimo mes : el 7 de Julio (que no es el día de San Fermín pero nadie se acuerda de ello). Aunque todavía en la actualidad, a finales del verano, se celebran los llamados sanfermines txikis (pequeños sanfermines) sólo para los íntimos. Así queda para todos el "uno de Enero, dos de Febrero, tres de Marzo, cuatro de Abril, cinco de Mayo, seis de Junio, siete de Julio, ¡San Fermín!".
Consta que se celebró una fiesta ya en las nuevas fechas. El Regimiento (Ayuntamiento de entonces) celebró con gran ceremonia y pompa, el 7 de Julio de 1591 (obsérvese, hace algo más de cuatrocientos años),

Pregón de Fiestas, muy ceremonial,
Torneo con lanzas en la actual Plaza del Castillo,
Teatro : "Comedia y Tragedia del Bienaventurado San Fermín",
Danzas, procesión por las calles, etc.

El día siguiente, se celebró una corrida de toros.
Ya tenemos así documentado desde finales del siglo XIV un embrión de los sanfermines, y a finales del siglo XVI unos párrafos del programa oficial de hoy. Fueron pasando los siglos, sin grandes cambios. Eran unas fiestas locales, con feria comercial, fiestas religiosas, principio del verano, y así año tras año, siglo tras siglo.
Pero aproximadamente desde 1950 los cambios han sido acelerados. En primer lugar, por el incremento del nivel de vida. Nuestros abuelos ahorraban durante todo el año para disfrutar en las fiestas, y quien tuviera 100 pesetas de las de entonces era muy afortunado. Hoy con esa cifra no se llega a pagar un vaso de vino.
Nuestros abuelos pasaban los Sanfermines a solas, con los aldeanos de la comarca (la Cuenca de Pamplona) algunos días. Se merendaba frecuentemente en casa o en las tabernas, y como hoy, en las corridas, en las que circulaba el vino peleón de entonces. El pueblo (Pamplona tendría unos veinte mil habitantes) se juntaba en la Plaza Consistorial para recoger al Ayuntamiento y acompañarlo a la iglesia de San Lorenzo, donde en su capilla de San Fermín se celebraba como hoy una misa, las Vísperas, el 6 de Junio. Tras la misa, pueblo y autoridades regresaban de la iglesia al Ayuntamiento, igualmente por la calle Mayor. Poco más había, salvo bailes en la plaza del Castillo, y claro, las corridas y el encierro.

... hoy, inicios XXI ...
Los Sanfermines vienen evolucionando tanto como la sociedad. Han perdido mucho de su componente religioso, y el acompañar del pueblo al Ayuntamiento para celebrar en misa las Vísperas de los Sanfermines, se ha convertido en un acto de protesta, con nombre propio, el riau-riau, que durante los últimos años incluso se dejó de celebrar, se dejó de organizar oficialmente por los disturbios que lo acompañaban.
¿Las cien pesetas de nuestros abuelos? hoy cualquier pamplonés gasta mil veces más en esos siete días de fiestas (los niños, algo menos). Apenas se bebe vino, como no sea de marca; la bebida más usual quizá sea el champán o el cava. Sólo tenían nuestros abuelos una docena de tabernas y hoy Pamplona y comarca dispone de unos mil establecimientos, cafeterías, bares, restaurantes, casas de comidas... con una pujante gastronomía. La población se ha multiplicado por diez, Pamplona tiene unos doscientos mil habitantes y la Plaza de Toros, vacía todo el año, la tercera mayor del mundo, queda realmente muy pequeña para contener a todos.
Desde la postguerra y en especial desde la obra literaria de Hemingway, (que, dicho de paso, apenas refleja los Sanfermines, contra lo que se suele decir), los visitantes extranjeros se acumulan en la ciudad. Primero llegaron los franceses (no los vascofranceses, del sur y a fin de cuentas vecinos, sino de más allá); los alemanes y los norteamericanos.

Después, británicos, escandinavos, luego las caravanas de australianos y neozelandeses. Es del todo imposible hacer estadísticas, pero probablemente durante los Sanfermines haya tantos extranjeros como pamploneses. Bien es cierto que muchos pamploneses, por gusto o por obligación, salen de la ciudad durante los Sanfermines o sólo los disfrutan algunos días. Significa pues duplicar la población ... y concentrarla especialmente en el Casco Antiguo de la ciudad, que tendrá como medio kilómetro cuadrado de extensión.
Las ganas de fiesta de la mayoría ayuda a la convivencia, jamás se han sufrido incidentes que lamentar. Pero la situación es sencillamente grave en el encierro. Las fotografías antiguas nos muestran quizá un centenar de corredores, o incluso menos. Hoy son quince mil o más, con el mismo número de toros, en el mismo recorrido, por las mismas calles, en los mismos pocos minutos. Ese es probablemente el mayor problema de los Sanfermines : no su masificación general, pues si bien es cierto es cierto que la fiesta se concentra en el Casco Antiguo, se conquistan nuevos barrios para la fiesta; sino la masificación del encierro, y la evidente falta de preparación de la inmensa mayoría de los corredores de fuera de Pamplona.
Es peligroso, porque los toros siguen teniendo astas finas y cada uno más de media tonelada de peso y el rápido galopar del rebaño en la madrugada, golpeando sus pezuñas el adoquinado, es tan impresionante como en la mañana del primer día del siglo, cual fuera, en el que nacieron los Sanfermines.

Fuente: NAVARRA EN LA WEB